Actividad Caso Santa Barbara

El 9 de diciembre de 2015, en el Memorial El Ojo que Llora, la asociación Paz y Esperanza celebró una ceremonia en memoria de las víctimas de la comunidad campesina de Santa Barbara.

12342790_970146506392372_6819024976242145234_n
24 años después, los familiares siguen buscando justicia para estos 7 niños y 8 adultos que desaparecieron el 4 de julio de 1991.

 Ahora es tiempo de justicia, tambien para la niñez.

12360129_970146516392371_2509950995294200382_n

En este día, colocamos 3 nombres en las piedras del Memorial:

Alex Jorge Hilario, 1991 (7 años)

Dionicia Guillen Riveros, 1991 (21años)

Antonia Hilario Quispe, 1991 (31 años)

 

11223792_970146286392394_8412894958735278238_n

 

Una vez mas, este bonito homenaje subraya que el amor siempre vencerá el dolor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La actividad fue convocada por Paz y Esperanza, y conto con el apoyo de CONEP, la Defensoria del Pueblo, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, Caminos de la Memoria, IPRODES e APRODEH.

Gracias a todos.

12 años después del Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación

El 28 de agosto de 2015, al cumplir 12 años del Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, hemos recibido un acto de memoria convocado por varias agrupaciones de derechos humanos y personas independientes para conmemorar la vida de 248 alcaldes, victimas del conflicto armado interno entre las décadas de los 80-90.

Sendero Luminoso, ejecutó 161 vidas de las 248. Perpetuaron asesinatos en 17 departamentos del Perú, siendo Ayacucho uno de los más afectados en cifras, con 47 alcaldes asesinados, Junín (39),  Huánuco (29) y Puno (21), hechos que revelan el horror del pasado, según la CVR.

“Estas autoridades enfrentaron proyectos totalitarios. Hoy  no estamos liberados de ese afán totalitario, hoy también la democracia está acechada por planteamientos en los que se recomienda, por ejemplo, que salgan los tanques para poder defendernos de la delincuencia común”, sostuvo Jorge Bracamonte.

Apostaron por la democracia y perdieron la vida. Y, ciertamente, fue asì. Las 281 autoridades ediles que perdieron la vida, apostaron por la democracia de sus pueblos, y fueron las voces de resistencia, hasta las últimas instancias. Por eso, este día, es indispensable rendirles un justo homenaje, a ellos, que no olvidaron a sus pueblos, que son el Perú. Y, que nosotros, no podemos olvidar.

El Himno Nacional esta vez fue en un hermoso Quechua, conmoviendo a los participantes, interpretado por la soprano Silvia Falcón Rojas.
“Por experiencia propia puedo decirles lo difícil que era ser autoridad local durante esos años. Muchas veces sin apoyo alguno entre dos fuegos. Les puedo asegurar que estuvimos muy solos y había que dar la cara”manifestó Michael Azcueta Gorostiza, ex alcalde de Villa El Salvador.

Las autoridades que presidieron el homenaje, colocaron los nombres de las 12 autoridades:  Isaías Aldoradin Anaya, Virgilio Ciriaco Luján, Fidel Juarez Torres, Pedro Huarsaya Soncco, Fredi Aliaga Cardenas, Humberto Calapuja Guzman, Eugenio Camasa Escalante, Emilio Llanos Zambrano, Augusto Meza Capcha, Saúl Muñoz Menacho, Segundo Paredes Tapia, Santos Quispe Murga.

Los familiares se hicieron presentes con ofrendas coloridas para las victimas. El grupo Yuyachkani participó también realizando una hermosa “danza de la memoria”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto y fotos de Karina Tamayo, ©todos los derechos reservados

 


Ya son 12 años del informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR). Ya son 12 años de recuerdos y espera. Ya son 12 años de seguir persiguiendo la justicia para miles de victimas, que parece, se están quedando en el olvido. Ya son 12 años de construir otra sociedad muy distinta a la que atravesó el terrorismo y conflicto armado en los años de violencia. Ya son 12 de años y se necesitarán más para seguir recreando la verdad, esa verdad que el poder opresor trató de silenciar, a costa de vidas humanas. Pero que nosotros, vamos a hacer brillar hasta que el dolor desaparezca convirtiéndose en esperanza, y la reconciliación en promesa de un país con memoria.