¡Súmate!

El mantenimiento y las actividades regulares en el Memorial El Ojo que Llora necesitan muchas manos.

Si el proyecto te interesa y quieres ser parte de la construcción del respeto de los derechos humanos desde la memoria histórica de nuestro país, puedes colaborar de las siguientes formas:

Apoyando jornadas de arreglo de jardines o mantenimiento del espacio

Guiando a grupos visitantes (previa a capacitación)

Ejecutando actividades culturales y talleres en el Memorial

Diseñando materiales de difusión

Apoyando logísticamente (28 de Agosto, 1ro de Noviembre u otras actividades conmemorativas)

Capacitando a guías o personas interesadas en talleres, conferencias…

Gestionando el programa de voluntariado

 ¿Cómo hacer?

Mándanos tus datos : NOMBRE, APELLIDOS, TELÉFONO y CORREO ELECTRÓNICO
en el formulario de contacto que puedes encontrar a bajo, o a voluntariadoeoqll@gmail.com, e indicános en qué tipo de actividades quieres colaborar y tu disposición de tiempo.

Nosotros nos ponemos en contacto contigo.
Con mucho gusto esperamos tu mensaje.

Presentación

El Memorial El Ojo que Llora es un espacio destinado a honrar y preservar la memoria de las víctimas del conflicto armado interno que sufrió Perú entre 1980 y 2000.

Cada piedra es una montaña por quien la llora.  – Luis Freire

11201493_948389488568074_8873672287266506108_n

Es un sitio de memoria conformado por una escultura de piedra que representa a la Madre Tierra (Pachamama), de la que brota agua a manera de lágrimas, simbolizando el dolor de la madre tierra por lo que sus hijos son capaces de hacerse unos a otros. Está rodeada por un camino laberíntico que comprende once círculos (cantos rodados) y contiene más de 32 mil piedras. De ellas, cuando fue inaugurado el 28 de agosto del 2005, 26 mil llevaban el nombre, la edad y el año de la muerte o desaparición de las víctimas de uno de los períodos más nefastos de nuestra historia.

Cada piedra representa no sólo la historia de tragedia y horror de una persona, sino también la de una familia entera cuya situación de exclusión, pobreza e injusticia perdura a la fecha. Por efectos del sol y la luz la mayoría de los nombres se borraron, por lo que se requería la realización de jornadas de reinscripción de nombres con voluntarios. Al cabo de algunos años la escultora Mutal, luego de varias pruebas, tomó la decisión de reinscribirlos en bajo relieve tomando como referencia la lista del Consejo de Reparaciones, la que es más amplia que la de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. En este momento se encuentran grabados en bajo relieve 16,308 nombres de víctimas fatales (muertas y desaparecidas por grupos terroristas, miembros del Estado o grupos paramilitares) de todo tipo, es decir funcionarios públicos, autoridades, policías, militares, escolares, universitarios, dirigentes sociales, periodistas, activistas de DDHH, religiosos y religiosas de distintas creencias, maestros, campesinos, niños y niñas, ancianos y ancianas, etc. Se encuentra pendiente la inscripción de más de 15 mil nombres lo que se hará poco a poco con donaciones.

Luego de la restauración hecha en julio del 2012 la escultora Mutal incluyó en una de las bandas unas 60 piedras grandes para representar a los casos colectivos. Aún está pendiente inscribir el nombre de alrededor de 140 casos colectivos.

ESPACIO FÍSICO QUE OCUPA EL MEMORIAL

El Memorial El Ojo que llora ocupa un área total de 7915 mts2 en el Campo de Marte, del lado de la primera cuadra de la Avenida Salaverry. Esta fue la primera parte de un proyecto mayor, denominado la Alameda de la Memoria que incluía un centro de visitas y la muestra fotográfica Yuyanapaq.

La escultura central mide 2.15 metros de alto por 2.10 de ancho. El laberinto cubre 44 mts2 los que se convierten en 50 mts2 incluyendo el camino circular de cemento que lo rodea. Caminar el laberinto toma 55min a paso normal.

El diseño paisajístico estuvo a cargo de la escultora Lika Mutal y el arquitecto Luis Longhi, quienes consideraron la construcción de varias lomas que permitieran aislar al visitante del ruido proveniente de la Av. Salaverry. Ello a fin de dar al visitante condiciones básicas para cumplir con el objetivo de promover la reflexión así como de realizar una caminata previa al ingreso al laberinto a fin de preparar al visitante para su ingreso. Los caminos permiten también una visión panorámica del laberinto.

REFERENCIA HISTÓRICA DEL LABERINTO

Para el diseño del laberinto la escultora Mutal toma como referencia el laberinto que se encuentra en la catedral de Chartres (Francia) construido a principios de la primera década del siglo XIII (1201-1205 son fechas que se citan con frecuencia pues no se tiene una referencia exacta).

La incorporación de un laberinto en esta obra tiene que ver con el uso que  se ha dado a estos a lo largo de la historia de la humanidad. Fuentes históricas señalan que los laberintos se construyeron en épocas remotas en Egipto, Grecia, Etruria y en otras partes de Europa y Asia. El más conocido es el del Minotauro en la isla de Creta

Durante la edad media el uso de los laberintos fue “cristianizado” incluyendo símbolos y frases cristianas. Estos aparecieron por primera vez en las iglesias y catedrales de Italia durante el siglo XII extendiéndose la idea hacia el norte de Francia recién en la última década de ese siglo. Inicialmente fueron usados como espacios sagrados, su acceso estaba reservado a los iniciados en la fe. El laberinto de Chartres fue uno de los primeros y fue claramente influyente en la posterior popularidad de los laberintos en la Francia del siglo XIII y en otras partes de Europa.

ESENCIA DEL LABERINTO Y DE LA ESTRUTURA CENTRAL

El laberinto de Lika Mutal se puede caminar para meditar. Su recorrido toma alrededor de 55 minutos, el que normalmente se realiza en silencio. Durante este algunos visitantes oran de acuerdo a sus creencias religiosas, otros también cantan o solicitan música de fondo. La caminata lleva al centro del laberinto en donde se encuentra la escultura central; luego de haber caminado entre cientos de nombres de personas muertas o desaparecidas lo cual es muy impactante. También se puede caminar como parte de una visita guiada y en estos casos se acorta a 15min. El guiado en todo el espacio toma 1h05.

images (1)La Pachamama, representada en esta escultura, se convierte en el centro interior de cada persona motivando una reflexión personal sobre la violencia y las consecuencias diversas que ella ocasiona a la sociedad. En este espacio, el guía propicia una reflexión con los visitantes, la mayoría de estos expresa sus sentimientos o realiza una oración. Luego de ello se les entrega una flor para que en el camino de regreso puedan dejarla en algún nombre con el que por alguna razón establezcan algún vínculo.

La escultora Mutal adapta este laberinto para incorporar elementos de la cultura nacional. En sus propias palabras:

“El dibujo está basado en una estrella de trece puntos. Cifra que tiene que ver con las fases lunares. Es un laberinto dedicado a la madre tierra, a la luna, a lo femenino, a la maternidad, el don que da la vida versus la masculinidad que debería proteger la vida pero que en este caso la ha destruido. La dirección del memorial es hacia el sur. El sur es el fuego y el sol, entonces hay un matrimonio entre fuerzas. Están todos los elementos. La piedra mira hacia la cruz del sur que en algún momento de la noche, cuando aparece en el cielo, se refleja en el agua” 

Así, el memorial El Ojo que Llora es una obra de arte interactiva que permita a sus visitantes meditar y reflexionar sobre el período de violencia política pero también sobre su propia existencia.  Como refiere la escultora Mutal a la agenciaperu.com:

Mi obra no es política sino humanística y llama hacia un despertar de conciencia sobre el terror y la violencia que afligen el mundo entero, como medios de buscar un cambio que esconde en realidad un afán de poder. Un cambio hacia una paz de múltiples aspectos es urgente tanto en el país como en muchas partes del mundo y hay que tratar de conseguirlo a través del diálogo, solidaridad y la responsabilidad de todos y cada uno de nosotros”.